SUSTENTABILIDAD

¿Cómo los gobiernos pueden promover sustentabilidad y ambientes saludables para todos sus ciudadanos?

Las alcaldías son cada vez más reconocidas como líderes en las cuestiones ambientales. Pero una herramienta importante que ellos usan para promover la sustentabilidad - compras - a veces pasa desapercibida.

city-of-san-francisco-1

De acuerdo con Alicia Culver, que lidera la red sin fines de lucro Responsible Purchasing Network (Red de Compras Responsables), los gobiernos locales adoptaron cada vez más las compras sustentables en las últimas décadas. Los municipios tienen presupuestos sustanciales para mantener y operar sus edificios, flotas de vehículos y otros activos. Además de elegir productos que protegen al ambiente local y protegen la salud de sus empleados y residentes, muchas ciudades y condados están conscientemente usando su poder de compra para incentivar prácticas sustentables en el mercado en general.

Uno de los aspectos más desafiadores de esas iniciativas es determinar exactamente qué productos atienden a las metas de sustentabilidad de una determinada ciudad y, después, compartir esa información con todas las personas que la necesitan. Las adquisiciones municipales son frecuentemente descentralizadas, lo que deja las decisiones de compra en las manos de empleados con diferentes grados de conocimiento sobre sustentabilidad. A la vez, la enorme variedad de productos disponibles, junto a la proliferación de etiquetas y certificaciones ecológicas - unas más rigurosas que otras - pueden dificultarle saber por dónde empezar o en qué informaciones confiar a empleados y personas contratadas para proyectos urbanos (por ejemplo, arquitectos).

Esto es particularmente verdadero para categorías de productos que son especialmente complejas - alfombras, por ejemplo. Hay, incluso, respetadas certificaciones de terceros que no abordan una serie de preocupaciones acerca de la fabricación de alfombras, de acuerdo con Alicia.

“El tema alfombra ha sido muy desafiador porque existen múltiples atributos ambientales que a veces compiten entre ellos, como contenido reciclado y toxicidad”, dijo ella.

Hace varios años, San Francisco decidió encarar este desafío. En 2016, cuando el código municipal de construcción ecológica se estaba actualizando para alinearse al LEED v4, la ciudad aprovechó la oportunidad para analizar sus prácticas de compra para el diseño de interiores.

"Empezamos a buscar maneras de forzar la agenda de los acabados interiores más saludables", dice Jen Jackson, que lidera el Toxics Reduction and Healthy Ecosystems Program (Programa de Ecosistemas Saludables y Reducción de Tóxicos) ​​del departamento ambiental de la ciudad, SF Environment. "Por ser la alfombra una parte tan, tan grande de un interior, la abordamos primero."

Esta iniciativa fue construida con base en años de experiencia en compras ecológicas. Desde 2005, el SF Environment ha liderado un esfuerzo ambicioso para direccionar empleados municipales a opciones sustentables ​​de productos de limpieza, computadoras y otras compras comunes. Publica listas de productos aprobados en un sitio de acceso público, el sfapproved.org, que se tornó un recurso importante tanto para empleados municipales como para organizaciones externas.

"La gente siempre está observando a San Francisco", dice Alicia. “Muchas otras ciudades están siguiendo sus pasos, sea por usar la lista SF Approved (Aprobados por SF) o sus especificaciones. Definitivamente establecieron un estándar oro para el trabajo que hacen en compras sustentables.”

Al principio del proyecto para alfombras, SF Environment analizó las certificaciones de terceros con listas de productos existentes para determinar si podría simplemente copiarlas para la SF Approved. Pero descubrió que, aunque la certificación Cradle to Cradle™ atendiera a muchas de sus necesidades, ella no se encuadraba perfectamente. Particularmente, había productos químicos adicionales que la ciudad de San Francisco quería garantizar que se prohibieran de su selección de compra.

"Pasamos más horas despiertas en el trabajo de lo que en casa, y muchos de nosotros trabajamos en ambientes internos", dijo Jessian Choy, una especialista en reducción de tóxicos de la alcaldía. "Por lo tanto, podemos estar constantemente expuestos a substancias químicas nocivas".

Para resolver esa y otras preocupaciones relacionadas, SF Environment decidió crear su propia especificación para alfombra - una especie de Cradle to Cradle™ plus. Trabajando con Jean Hansen, de la empresa de diseño HDR, empezaron investigando los procesos químicos y de fabricación usados ​​en la industria de alfombras. Kellie Ballew, directora de sustentabilidad de la Shaw, aportó las informaciones sobre los últimos desarrollos del sector.

SF Environment investigó entonces los principales fabricantes de alfombras para entender más sobre sus prácticas de sustentabilidad y catálogos de productos. Consultó diferentes agencias municipales sobre sus necesidades y preferencias de alfombras, identificando circunstancias que podrían justificar un tratamiento especial (preservación histórica, por ejemplo). Además de eso, el equipo conversó con arquitectos y organizaciones terceras de certificaciones para entender mejor toda la gama de consideraciones involucradas en las decisiones sobre pisos. Ellos también trabajaron con los fabricantes para obtener informaciones amplias sobre los atributos de sustentabilidad de productos específicos.

Después de casi dos años de trabajo, el nuevo reglamento municipal para compra de alfombras entró en vigor en marzo de 2018. Lista parcial de sus requisitos: Certificación Silver Cradle to Cradle™; 45% de contenido reciclado; y libre de cenizas volantes de carbón, productos químicos altamente fluorados, antimicrobianos o retardadores de llamas. "Hasta donde sabemos, parece ser el más riguroso del país", dice Jessian.

Hoy, los visitantes del sitio sfapproved.org encuentran informaciones detalladas sobre modelos específicos de alfombras que están en conformidad con este reglamento. Para Jen Jackson, esa etapa extra de direccionar los usuarios a los productos aprobados ​es fundamental. "Cuando no se tiene una lista de productos, las personas toman esos criterios, los insieren en sus documentos de arquitectura, y no se sabe si llegan a ser implementados", dice. “Para garantizar que los productos realmente atiendan las especificaciones, necesitas investigar a fondo.” Y como esa investigación demanda mucho tiempo, recursos y experiencia en el asunto, eso generalmente no sucede.

Aunque San Francisco dedique más recursos a adquisiciones de lo que muchas ciudades, aun se esfuerza para mantener actualizadas sus listas de productos aprobados. Sin embargo, por ahora, el equipo no ve una alternativa viable. "Lo que las personas realmente quieren, en todos mis años haciendo eso", dice Jessian, “es ‘¿cuál es el nombre del producto y a quién llamo para comprarlo?’ No necesariamente quieren tanta información sobre por qué y como algo les resulta bueno.”

Esa presión puede disminuir en los próximos años, a la medida que crece el reconocimiento de la necesidad de listas de productos verdes administradas colectivamente. Una iniciativa que está ganando fuerza es la mindful MATERIALS (MATERIALES conscientes), una herramienta on-line gratuita y públicamente accesible que agrega informaciones de sustentabilidad de productos de diferentes fabricantes. Iniciada en 2014 como una iniciativa interna de la oficina de diseño HKS, hoy es un programa independiente ejecutado por un colaborativo de voluntarios de la comunidad de arquitectura. Aunque sea liderado por diseñadores, también sirve a usuarios finales (por ejemplo, municipios) y otros.

La herramienta es usada actualmente en más de 170 países, y más de 60 nuevos usuarios se inscriben a cada semana, dice Rebecca Best, que lidera la divulgación y compromiso para la organización. Este rápido crecimiento ha sido en gran parte impulsado por el hecho de que la mindful MATERIALS no está afiliada a organismos de certificación específicos y no le cobra a los fabricantes para exhibir sus informaciones, afirma. Actualmente, son ofrecidas informaciones de sustentabilidad sobre casi 8.000 productos, un número que pretende crecer para 20.000 hasta fin de año.

"Eso es lo que realmente necesitamos como movimiento, lo que la mindful MATERIALS está ofreciendo", dice Jessian.

En Responsible Purchasing Network, Alicia Culver también ayuda municipios a identificar maneras de direccionar a sus empleados para productos sustentables de manera eficiente y eficaz. Una estrategia comprobada, según ella, es negociar contratos "totalmente verdes" con los proveedores, con el objetivo de garantizar rebajas mejores para productos y servicios sustentables. Otra es trabajar con vendedores para mostrarles apenas productos pre-aprobados a los empleados en los resultados de investigación on-line.

Aunque actualmente no exista una manera de saber con seguridad a qué punto el movimiento de las ciudades hacia compras verdes está impactando el mercado más amplio, Kellie Ballew, de Shaw, dijo que iniciativas como esas orientan las decisiones de los fabricantes sobre qué hacer y cómo hacer. 

“Nos aporta aquellas pruebas concretas que podemos llevarle al liderazgo y decirle: 'este es un ejemplo de lo que los clientes nos están pidiendo, y creemos que así debemos ajustar la fabricación o el contenido o la composición del producto para cambiar en el ritmo del mercado.'”

RECURSOS:

http://responsiblepurchasing.org/

https://sfenvironment.org/

https://www.sfapproved.org/

https://www.sixclasses.org/

http://www.mindfulmaterials.com/

Saber más

Si deseas saber más sobre Shaw Contract, entra en contacto con nosotros (hablecon@shawcontract.com) y solicita una reunión o puedes agendar una visita a nuestro Showroom en la Ciudad de México.