SUSTENTABILIDAD

¿Cómo diseñamos para el otro 99%?

john-cary-two-degrees

Soy optimista por naturaleza, por lo que tuve que aceptar positivamente al fracaso en el transcurso de mi carrera, viéndolo como una oportunidad de mejora y no como una referencia negativa en mi liderazgo y capacidad de cambios en el diseño. Experimenté esto más fuertemente cuando co-creé el programa de diseño pro bono "The 1%" con mis colegas de Public Architecture a mediados de la década de 2000.

Años antes de que el Occupy Movement diera un nuevo significado al "1%" - la élite de la clase dominante - nuestra idea para este programa pro bono era maravillosamente simple: desafiar a las empresas de arquitectura y diseño a comprometer solo el uno por ciento de sus horas facturables a causas benéficas. (La profesión de abogado tenía décadas antes de institucionalizar una expectativa del 2.5 por ciento.) Puede hacer los cálculos: si cada profesional del diseño se comprometiera solo 20 horas al año, equivaldría a la firma más grande del mundo, trabajando a tiempo completo para el bien público.

 Grandes y pequeñas empresas acudieron a nuestro programa, mucho más allá de nuestras expectativas más ambiciosas. Hoy, más de 1,500 empresas están registradas en el sitio web que ahora se llama "Programa 1+". Según esa medida, el programa fue y es un tremendo éxito.

Lo que este buen fracaso me enseñó es que el cambio estructural y cultural dentro del diseño sigue siendo clave, pero no podemos detenernos allí. Tenemos que crear la expectativa de dignificar el diseño entre las organizaciones benéficas y el público en general, particularmente aquellos que históricamente han sido privados de sus derechos por el mal diseño, si realmente vamos a ver el cambio que creemos que es posible. Para mí, eso ha significado hablar con las personas donde están, en comunidades, en bibliotecas públicas y escuelas, en hospitales e incluso en las calles de la ciudad.

La búsqueda de convencer a todos de que se merecen un buen diseño continúa, por lo que, en ese sentido, fallo un poco todos los días. Pero también aprendo de ese fracaso y celebro los éxitos, de los cuales hay tantos compartidos entre la amplia gama de personas que ahora tengo la suerte de considerar colegas y socios. Cuando veo insatisfacción entre los "no diseñadores" con los edificios y espacios en los que trabajan, aprenden y viven, estoy realmente emocionado. Significa que estamos progresando.

theoneplus.org

johncary.us

Saber más

Si deseas saber más sobre Shaw Contract, entra en contacto con nosotros (hablecon@shawcontract.com) y solicita una reunión o puedes agendar una visita a nuestro Showroom en la Ciudad de México.